lunes, 2 de noviembre de 2009

Descanse en paz el Estadio Corona



Alberto Ruiz | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)
Estadio Corona, domingo 1 de Noviembre del 2009

  • Santos jugará en su nueva casa
La nostalgia fue el sentimiento que reinó esta tarde en el añejo Corona y en la mayoría de las familias laguneras que cada quince días se sentaron en sus tribunas para apoyar a su equipo favorito haciendo de esto algo que va más allá de una tradición.

“La Casa del Dolor Ajeno” no resistió el paso del tiempo y tuvo que dar el adiós definitivo, y fue un adiós cargado de recuerdos buenos y malos, de gritos de dolor y exclamaciones de triunfo, de llanto y alegres sonrisas.

Tras casi cuarenta años de vida, el Corona deja un legado tan vasto que permanecerá en el espíritu de todo guerrero.

Fue inaugurado el 2 de julio de 1970 con el partido amistoso entre el desaparecido equipo de los Diablos Blancos del Torreón y la Chivas Rayadas del Guadalajara, el marcador fue de tres goles contra uno a favor de los visitantes. Francisco Jara fue el anotador del primer gol en esta casa y de ahí comenzó una larga historia que vino a culminar de gran forma.

Los Diablos Blancos utilizaron sus instalaciones de 1970 a 1975, entre 1976 y 1978 la Ola Verde del Laguna tuvo como sede este estadio, y por último, los Guerreros del Santos Laguna lo habitaron desde 1983 hasta el final de sus días.

Con los Guerreros disputó cinco finales, tres de ellas ganadas, la primera de ellas en el torneo de Invierno 96 contra Necaxa, la segunda en el Verano del 2001 ante Pachuca y la última en el de Clausura 2008 cuando derrotaron a Cruz Azul.

Las pérdidas fueron en contra de Tecos en la campaña 93-94, mientras que fueron vencidos por Toluca en la gran Final Verano 2000.

Durante el 2004, el Corona fue sede junto con los albiverdes de la Copa Libertadores de América, alcanzando los Octavos de Final.

En esta cancha se coronaron Campeones de Goleo los santistas Gabriel Caballero (Verano 97), Jared Borgetti (Invierno 2000 y Verano 2001) y Matías Vuoso (Clausura 2005).

Uno de los momentos más duros para el Corona y su afición ocurrió en el Torneo de Clausura 2007, cuando estuvo a muy poco de quedarse sin futbol de Primera División, ya que su equipo peleó hasta la última jornada el no descenso ante los Gallos de Blanco del Querétaro. Pero una vez más, el “Coloso de las Carolinas” salió glorioso de esta precaria situación para festejar en sus tribunas la salvación al imponerse dos por cero al Cruz Azul.

Todo esto y más tiene que relatar el vetusto estadio en el que se respiró futbol puro, por eso las lágrimas de los que vivieron este día están más que justificadas, porque con su clausura se ha terminado de escribir el último capitulo de una historia que pocos estadios en México pueden presumir.

Hoy el Corona apagó sus luces, pero encendió muchas en los corazones de la afición lagunera, las cuales simplemente nunca se apagarán. DESCANSE EN PAZ, ESTADIO CORONA.

Fuente: mediotiempo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada