lunes, 1 de febrero de 2010

Aguante Cabañas




“Muchas veces hemos sido rivales y la prensa nos ha puesto en contradicción para dilucidar quién es mejor goleador o tiene más virtudes frente al arco.

En ocasiones, yo diría las más de las veces, me sacaste ventaja con tu camiseta del América gracias a esas cualidades únicas que Dios te dio y que te permiten ser uno de los mejores delanteros que he visto.

Curiosamente ambos tenemos una historia similar. Jugaste en Chile y mientras deleitabas con tus goles en Audax Italiano, yo me iniciaba en otro club de mi país, llamado Huachipato. Ahí también luchamos por ser goleadores y seguramente, aunque no recuerdo bien las cifras, me volviste a ganar en este duro duelo que siempre hemos sostenido por marcar un gol más que el otro.

Ahora nada de eso importa y todas las batallas deportivas se terminan. Goles más o goles menos, lo único que quiero en este momento es que cada día que pase te devuelva la salud que esa maldita bala te ha negado.

Soy creyente, creo fervientemente en Dios y siempre he dicho que quien obra bien, la vida le dará recompensas. Es por eso que este momento duro, me tomo la libertad de expresarte públicamente mi admiración (nunca te lo dije en privado) y le pido a Dios que te ayude ahora más que nunca con su inmensa grandeza.

Le hago además un llamado a todos los hinchas y futbolistas de mi país y también a los seguidores del Toluca para que se sumen a los ruegos por tu salud y todos juntos logremos el milagro que estoy seguro se concretará más temprano que tarde.

Un abrazo y nos vemos...

Hector Mancilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada